Odin y su Edda Mayor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Odin y su Edda Mayor

Mensaje  Gundar el Sáb Dic 29, 2012 11:49 pm

Este es un poema épico que según narra la leyenda , fué escrita por el mismo Odín, luego de haberse sacrificado en el Yggdrasil . Recordemos que es lo que dice:.

La Edda Mayor


Yo se que he estado colgado
De un árbol sobre una roca expuesto al viento
Nueve lunas enteras con una lanza herido,
Y que me he sacrificado a Odin yo mismo a mi mismo,
Sobre este árbol cuya raíz nadie sabe de donde proviene

Nadie me dio pan ni un cuerno para beber
Miraba hacia abajo, me esforzaba en las runas(susurro)
Las aprendí gimiendo , y luego caí a tierra.

Nueve cantos eficaces aprendí del famoso hijo de Belthron
Padre de Bestla, y he robado un sorbo del preciado hidromiel
Extraído de Odraerer

Entonces he empezado a llevar frutos, y a conocer muchas cosas,
Y a crecer y prosperar mucho, palabra por palabra, he buscado las palabras hecho por hecho, he buscado los hechos.

Encontraras las runas y sus caracteres explicados,
Unos caracteres muy grandes que el orador ha descrito
Y los altos poderes formados, y el príncipe del poder grabado

Odin entre los Asios, pero Daain, para los elfos.
Odin como creador de las runas, y Dwalin entre los enanos.
Asvid para los gigantes, grabo las runas. Yo mismo las he grabado.

¿ Sabes cómo hay que grabarlas, sabes cómo hay que explicarlas?
¿Sabes cómo hay que describirlas, sabes cómo probarlas?
¿Sabes cómo hay que rezar, sabes cómo hay que ofrecer?
¿Sabes cómo enviarlas, sabes cómo hay que destruir?

Más vale no pedir, que pedir demasiado.
Más vale no destruir , que destruir demasiado.
Así grabo Thund las runas, antes del origen del hombre,
Subió de donde luego vino...

Conozco cantos que la mujer del rey no conoce, ni el hijo del hombre. El primero se llama ayuda, pues te ayudara en luchas y preocupaciones.

Con el segundo sé lo que piden los hijos de los hombres que quieren
Vivir como sanguijuelas.

Por el tercero se, que si tengo gran necesidad de reprimir a mis enemigos, amortiguo el filo de las armas de mis adversarios,
Ni sus armas ni sus trampas pueden perjudicarme.

Con el cuarto se , que si los hombres ponen ataduras a mis miembros,
Canto de tal forma que puedo andar, y las trabas se caen de mis pies,
y los grilletes de mis manos

Con el quinto se que si veo una flecha escaparse de una mano hostil
Una flecha volando en el medio de los ejércitos, no podrá volar tan deprisa que no pueda yo pararla, si simplemente la veo.

Con el sexto sé que si alguien me maldice con la raíz de un árbol verde o si un hombre me declara su odio, el mal los destruirá más deprisa que a mí.

Con el séptimo sé que si veo una casa elevada arder sobre sus habitantes, no arderá con tal furia, que no pueda salvarla, si este canto puedo yo cantar.

Con el octavo sé lo que a todos nos sería útil conocer,
Allí donde el odio se levanta, entre los hijos de los hombres
Puedo en seguida apaciguar los.

Con el noveno se, que si tengo necesidad de salvar mi barca del agua, puedo sobre las olas, calmar el viento y adormecer el mar.

Con el décimo se, si veo a la vampiro de los trolls jugando en el aire
Operar de tal manera que abandone su forma y su espíritu

Con el onceavo se : si tengo que conducir a antiguos amigos al combate grabo runas en sus escudos, y con poder van , sanos y salvos al combate sanos y salvos de el vuelven.

Con el doceavo se: si veo en un árbol, un cadáver balanceándose en una cuerda puedo escribir de tal forma y susurrar las runas, que el hombre andará y hablara con migo.

Con el décimo tercero se: que si vierto agua sobre un joven, no sucumbirá aunque baya a la guerra, este hombre no caerá ante la espada.

Con el décimo cuarto se que si entre los hombres debo enumerar a los dioses, los Asios, y los elfos, conozco la distinción de todos, y pocos son capaces de hacerlo.

Con el decimo quinto se: lo que el enano Thodroerer, canto ante las puertas de Delling. Canto la fuerza de los dioses, la prosperidad de los elfos, y la sabiduría de Heru-Ptha-Tyr.

Con el décimo sexto se que si deseo obtener el favor y el afecto de una modesta virgen, cambio el alma de la doncella de blancos brazos, y doy vuelta completa a su espíritu.

Con el decimoséptimo se: que esta joven virgen, me evitara contra su corazón. Estos cantos , Lodfaner, los habrás mucho tiempo necesitado; no obstantes pueden ser buenos si los comprendes, y provechosos si los aprendes.

Con el décimo octavo se , lo que jamás enseño , ni a virgen, mujer, ni hombre, excepto a aquella la única a quien abrazo entre mis brazos, o es mi hermana

Ahora están cantados, los encantamientos del muy alto.
En el palacio del muy alto. Todos útiles a los hijos de los hombres,
Pero inútiles a los hijos de los gigantes.
¡Salud a quien los ha cantado! , ¡ Salud a quien los conoce!
Pueda quien los haya aprendido, sacarles provecho
¡ Salud a quien los ha escuchado !
avatar
Gundar
Admin

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 29/12/2012
Edad : 41
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario http://gundar-kerr.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.